El verano es una de las épocas del año en las que las personas realizan una mayor cantidad de fotografías, e Instagram es una de las plataformas más utilizadas para poder publicar lo que haces en el día a día, sobre todo estando de vacaciones. Independientemente de que estemos en nuestra propia ciudad o en alguna escapada o viaje que hagas, es habitual que compartamos con nuestros amigos y seguidores instantáneas en las que se refleja lo que visitamos, reencuentros con amigos y también fotografías de comida. Esto es muy habitual tanto estando de viaje como sin estarlo, haciendo que sean estas unas de las imágenes más publicadas en la red social, siendo muy visuales y pudiendo tener un gran impacto sobre la audiencia.

Consejos para mejorar las fotos de comida para Instagram

Sin embargo, en muchas ocasiones se tienen muchos fallos a la hora de publicar fotografías de comida, por lo que en este artículo, si eres de los que publican fotos de comida en Instagram, te vamos a dar una serie de consejos para mejorar las fotos de comida de Instagram.

Haz uso de la cuadrícula de la cámara

Para poder mejorar la fotografía y que se encuentre debidamente encuadrada y que de verdad puedas dar importancia a aquello que deseas, que en este caso es el plato de comida, es importante que trates de lograr que este quede en el centro de la fotografía. Para no cometer errores al hacerlo es aconsejable que utilices la cuadrícula de la cámara de tu smartphone. En el caso de que no lo tengas activado, lo puedes hacer fácilmente desde los ajustes de la cámara. De esta manera podrás centrar mejor tus fotografías y asegurarte de que aquello que más te interesa destacar está situado más o menos en el centro de la fotografía, de forma que tenga un mayor peso en la imagen. Esto es importante que lo tengas en cuenta para poder tomar fotografías tanto de comida como de cualquier otro objeto o elemento similar.

Ten cuidado con los filtros que utilizas

Uno de los mayores errores que se tienen a la hora de fotografiar comida para Instagram, algo que puede ser fundamental para cualquier negocio de hostelería, es que al editarla o hacerlas se apliquen demasiados filtros. Esto puede llegar a ser útil en algunos casos, pero en otros muchos puede empeorar la calidad de la fotografía. Una fotografía saturada de filtros hace que pierda una gran naturalidad, con la desventaja que ello supone. En el caso de las fotografías de comida, sobre todo si tu intención es la de promocionar los platos de tu restaurante o algún tipo de producto alimenticio que estés comercializando, es muy importante buscar la naturalidad y esto implica que sea preferible que evites el uso de filtros o que utilices filtros sutiles. Los platos de comida suelen ser coloridos y vistosos por lo que esto hace que no sea necesario hacer uso de filtros, lo que hará que se pierda en gran parte la esencia que se busca transmitir. Por este motivo, lo más aconsejable es hacer uso de ajustes de color o contraste para tratar de compensar la luz, pero poco más, ya que cuánto más natural sea la fotografía, mejor.

Usa luz natural y no uses el flash

Directamente vinculado al consejo anterior, es importante que sepas que, aunque en algunas ocasiones el flash del móvil te puede ser de gran utilidad, la realidad es que a la hora de hacer fotografías de comida, el uso del flash puede estropear la fotografía. Esto es debido a que puede hacer que la instantánea tenga una apariencia demasiado artificial. Por lo tanto, siempre que sea posible, la luz natural es la mejor opción, y además permite jugar con las diferentes sombras y efectos que se puedan llegar a dar por la propia luminosidad del entorno y no recurriendo a otros elementos externos. otro de los trucos que puedes emplear es, en el caso de que no tengas luz natural, pedir a alguna persona que te ilumine con una linterna o incluso el propio flash de otro dispositivo. Esto podrá permitirte tener iluminación adicional para la escena pero sin que se afecte la imagen como lo haría con el uso del flash, que es mejor prescindir de él siempre que sea posible en este tipo de fotografías.

Prueba diferentes ángulos

A la hora de tomar fotografías del plato que tenemos delante de nosotros, es habitual hacer la fotografía desde el mismo ángulo en el que lo vemos, es decir sin movernos de cómo nos encontramos o bien en un ángulo cenital desde arriba. Sin embargo, esto no es lo más aconsejable, sobre todo si buscas la diferenciación, ya que es recomendable innovar a la hora de captar las fotografías y buscar diferentes ángulos hasta dar con el mejor posible. A la hora de hacer la fotografía se debe tratar de buscar que la persona que vea la imagen tenga la sensación de que puede comerse lo que está viendo, un efecto que puedes llegar a conseguir acercándote lo suficiente al plano, además de tomar la fotografía desde una altura que te permita hacer que se aprecie con mucho más detalle el plato.

Prueba el modo retrato

Un último consejo es que a la hora de hacer la fotografía de los platos de comida utilices el modo retrato. Esta opción es cada vez más habitual en los smartphones, y aunque está concebido para hacer retratos de personas, también sirve para captar otras fotografías con efectos especiales. Su gran característica es que este efecto difumina el fondo de la imagen, haciendo que destaque lo que se encuentra en en el centro de la fotografía. De esta manera es posible que logres enfocarte en la comida y dejar de lado otros elementos que se puedan encontrar alrededor, dando así mayor importancia a lo que verdaderamente se le quiere dar. Gracias a esto podrás conseguir que tus platos tengan un toque que sea mucho más bonito y profesional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies